¿A quién y cómo afecta la prórroga de los ERTE hasta 2022?

La vuelta a la normalidad parece estar casi completada, sin embargo, todavía son muchos los trabajadores por cuenta ajena o propia cuya situación laboral se encuentra en vilo. La crisis económica, que se ha visto acrecentada por la COVID-19, ha supuesto una gran inestabilidad para gran parte de los comercios españoles, motivo por el que el Gobierno ha decidido ampliar los ERTE hasta febrero de 2022.

Hoy dedicamos el artículo de nuestro blog a conocer a quienes afecta esta prórroga y qué nuevas condiciones se van a incorporar.

El pasado 28 de septiembre el Consejo de Ministros aprobó la prórroga de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) hasta el 28 de febrero de 2022. Y se establecieron dos fases: una primera del 1 hasta el 31 de octubre, cuando se mantuvieron las condiciones tal y como llevaban siendo anteriormente; y otra, en la que nos encontramos ahora, desde el 1 de noviembre hasta el 28 de febrero, con nuevos términos.

La primera novedad, que entró en vigor desde el día 1 de este mes, está relacionada con los ERTES de formación. El Real Decreto-ley promueve la formación como un factor fundamental para revalorar a las trabajadoras y los trabajadores, así como para mejorar su empleabilidad. Por este motivo, se ofrece protección a las empresas que promueven la formación de sus empleados, subvencionando los costes con ayudas que varían según el tamaño de la compañía. De este modo, las empresas de entre 1 y 9 empleados reciben 425€ por persona; las de entre 1 y 49, 400€ por persona; y las de más de 50 trabajadores, 320€ por persona. Además, se aplicarán exoneraciones para las que se tendrán en cuenta el tamaño de la empresa y las horas de formación que se lleven a cabo.

Por otro lado, los artículos 6 y 7 de esta prórroga incluida en el Real Decreto-ley 18/2021, de 28 de septiembre, se ha incluido una protección para las personas trabajadoras con contrato fijo discontinuo o que realicen trabajos fijos o periódicos. Así, el llamado ‘contador cero’ se amplía hasta enero de 2023 y se incrementan las bases reguladoras de las personas trabajadoras que hayan consumido seis meses, al 50 y 70%.

ERTE en los autónomos

Los autónomos también entran dentro de la prórroga, con modificaciones que afectan: a la prestación por suspensión de actividad, establecida en el 70% de la base mínima de cotización; a la prestación compatible, a la que podrán acceder los trabajadores cuya facturación haya caído hasta un 50% en comparación a 2019; a la prestación extraordinaria, para quienes no cumplan los requisitos anteriores, con un 50% de la base mínima de cotización siempre que se demuestre una caída de ingresos del 75% respecto al 2019; a la prestación para autónomos de temporada cuyos ingresos hayan sido inferiores a 6.725 euros; y a la nueva prestación especial para los trabajadores afectados por la erupción del volcán de la isla de La Palma.

Deja una respuesta