Empresa saludable, empresa de futuro: ¿Cómo?

Los primeros pasos fundamentales para llegar al concepto actual de Empresa Saludable se iniciaron en el 1996 cuando la Asamblea Mundial de la Salud establece la “Estrategia mundial de salud ocupacional para todos”.

En el año 1997, la Red Europea de Promoción de la salud en el Trabajo (ENWHP) elaboró la Declaración de Luxemburgo, recogiendo los principios básicos de actuación y el marco de referencia de una buena gestión de la salud de los trabajadores en la empresa.

La adhesión a la Declaración de Luxemburgo significa el compromiso de la empresa u organización a aceptar e implementar los objetivos básicos de la promoción de la salud en el trabajo y de orientar sus estrategias hacia los principios de esta.

Los cinco objetivos básicos que contempla la OMS son los siguientes:

  1. Diseñar e implementar políticas para normalizar la salud de los trabajadores.
  2. Proteger y promover la salud en el lugar de trabajo.
  3. Mejorar el funcionamiento de los servicios de salud ocupacional y el acceso a los mismos.
  4. Proporcionar y comunicar las evidencias de las medidas y las prácticas.
  5. Integrar la salud de los trabajadores en otras políticas

Cualquier empresa u organización, sea cual sea su tamaño y sector, puede solicitar su adhesión a la Declaración de Luxemburgo.

Una vez adherida a la Declaración de Luxemburgo, si la empresa lo desea y cumple con los criterios de calidad elaborados por la Red Europea de Promoción de la salud en el Trabajo (ENWHP), puede pedir su reconocimiento como buena práctica en promoción de la salud en el trabajo.

Existen diversos modelos para obtener una certificación como Empresa Saludable. Los más comunes son:

A. El modelo OMS que promulga la Seguridad, Salud y Bienestar de los trabajadores y Sostenibilidad del lugar de trabajo.

B. El modelo AENOR establece como puntos básicos para certificar la empresa conseguir un entorno de vida saludable, un bienestar emocional de sus trabajadores, evidentemente una seguridad en los procedimientos y actuaciones en el entorno laboral, así como su interrelación social. En este sentido propone como factores que influyen en los ambientes de trabajo saludables el ambiente físico, el psicosocial, el de salud y el de participación de la empresa en la comunidad.

C. El modelo del ENWHP / INSST Es un modelo cuyas dos características principales son:

  • Gestionar la salud de los trabajadores desde un enfoque integral e integrado.
  • Considerar la salud en todas las políticas de la empresa.

D. El modelo NIOSH, de origen americano,  se centra en el siguiente concepto: integrar la seguridad y protección de los trabajadores con la promoción de la salud.

La aplicación de la certificación mediante uno de estos modelos implica que la organización desarrolle iniciativas y acciones que se traducen en un mejor rendimiento, una mayor creatividad, una disminución del absentismo y de la rotación de los empleados, menos casos de enfermedades y una reducción de la siniestralidad.

Artículo elaborado por Mutua Intercomarcal.

Deja un comentario